La Cierva Astada

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

La Cierva Astada

Mensaje por Kyra Stark el Sáb Nov 05, 2016 10:20 am

Año 320/Quinto mes de primavera/ día 24


Shireen Baratheon


Despertó bruscamente, algo desorientada. Aún era de noche, porque la luna todavía brillaba alta en medio del cielo oscuro. Las cálidas llamas de la chimenea iluminaban la habitación e hicieron luz en su cerebro, que seguía aturdido por la pesadilla. Estaba en su habitación. Una voz muy masculina preguntó amorosamente desde el otro extremo:


-¿Otra pesadilla milady? ¿La misma de siempre?


Sonrió al divisarlo, totalmente desnudo, frente a la mesa donde desde hacía varios días se encontraba desplegado el mapa limítrofe entre las Tierras de la Tormenta y las Marcas Dornienses. Edric Tormenta era el vivo retrato de su padre: alto, musculoso, de cabellos negros y ojos azules. Hermoso, tal como se decía que había sido Robert Baratheon en su juventud. Y como Robert, era carismáticamente testarudo. Apenas tuvieron noticia de la invasión en Dorne, decidió recuperar las Marcas a como diera lugar. Con un apasionado discurso, Edric había convencido sin problemas a los nobles tormenteños de su causa. Esas tierras estaban en disputa desde mucho más antes de los tiempos de Argilac El Arrogante; ora en manos de los tomenteños, ora en mano de los dornienses. Ahora, él se concentraba en urdir una buena estrategia, aunque sacrificara momentos de descanso. No quiso preocuparlo, y desvió la pregunta con otra:


- ¿Has descansado, amor mío? Hasta los mejores generales deben dormir.- [b/]

Retiró las pieles que cubrían su cuerpo desnudo. Sintió frío al abandonar el tibio lecho, por lo que se colocó una fina bata de color rojo. De niña, Shireen se solía sentir apocada por la psoriagrís que cubría su cara, cosa que la convirtió en una criatura retraída y triste. Pero llegado el momento y a pesar del legado Florent, se convirtió en una hermosa mujer, de pechos generosos, piernas largas y curvas sugerentes. Aparecieron entonces muchos pretendientes, muchos de los cuales en el pasado se rieron de su rostro, interesados en el poder y el Señorío ancestral de los Baratheon. Sin embargo, Ser Davos Seaworth, que cuidó de ella como si fuera su padre, y apoyado por Jon Nieve, solicitó no solo la devolución de sus derechos a la Reina Dragón, sino la dispensa para que ella se casara con su primo Edric.


Descalza, con su cabellera negra suelta balanceándose sobre su cintura avanzó hacia él para abrazarse a su ancha espalda. Depositó un beso en ella, y sin soltarse de sus brazos se colocó delante de él para mirar más de cerca al mapa con sus figuritas colocadas en lugares estratégicos:


[b]-¿Desplegarás las tropas en esos lugares?



-Yo mismo encabezaré al ejército- repuso Edric, quien pasó a contarle en líneas generales su estrategia. Ella sintió una punzada de ansiedad en su corazón, como cuando su padre se dirigió a retomar el castillo de Invernalia o peleó en la Batalla por el Amanecer. De ésta última, Stannis Baratheon no regresó. Su padre, eje de su existencia hasta entonces, no regresó. Edric caminaba por la misma senda y un repentino miedo se aferró a su pecho. Retuvo el aliento… y él lo notó. Tomó su barbilla delicadamente con el dedo índice para darle un suave beso en los labios.

-Mi señor- dijo ella al separase de él, - si tan sólo consideraras la opción de…

-Míralo desde mi punto de vista cariño: es la oportunidad perfecta para que ese territorio regrese definitivamente a nuestro poder, como debió ser siempre.- la estrechó en sus brazos al vez que besaba su negra cabellera: - Sé que te preocupas, pero es necesario que las Marcas regresen a nosotros: son un estratégica barrera natural que protegerá nuestro flanco sur de cualquier invasor.



Ella asintió, impasible. Sin embargo, seguiría intentando una opción más diplomática. De manera sutil y paulatina sembraría la semilla de la idea en él, para que pensase que era su idea. Shireen vivió lo suficiente en el Castillo Negro, para aprender que el ego de los hombres podía ser tan poderoso como frágil. Con ayuda del viejo maestre Pylos, estuvieron planeando la manera de evitar un conflicto de buenas a primeras si era posible, sin confrontar directamente a Edric. Ferviente seguidor del Guerrero, estaba dispuesto a llegar hasta las últimas consecuencias. Pero si algo sabía Shireen de las batallas que libró Stannis, era que las guerras no salen como se planean. Mueren buenos amigos. Se sacrifica el progreso. Se destruyen familias. La recuperación de los reinos era lentamente dolorosa. Disimuló su contrariedad, halando suavemente de la mano a su esposo, invitándole a ir con ella al lecho. Edric se dejó conducir, a la vez que intentaba desanudar el cordón que mantenía la bata ceñida al cuerpo de su esposa. Entre risas y besos, se metieron debajo de las pieles, mientras la luna seguía trazando su camino en el oscuro cielo nocturno hacia el amanecer…

Pero los momentos agradables suelen evadir a aquellos que ostentan el poder. Unos insistentes toques a la puerta los interrumpieron, para disgusto de Edric, quien con voz de enojo ordenó:

- ¡Adelante y más te vale que sea de suma importancia!

El maestre Pylos entró a la habitación, pidiendo las disculpas del caso: - Siento molestaros, mis señores, pero acaba de llegar un cuervo de Desembarco del Rey. Finalmente, el joven dragón sellará su compromiso con la Casa Tyrell, y solicita la presencia de los nobles de Poniente para su enlace matrimonial. ¿Debo confirmar vuestra asistencia?

Shireen pensó durante unos minutos. La casa Tyrell no le inspiraba confianza, aunque Wyllas Tyrell había demostrado ser mejor hombre que su padre Mace. La presencia de la nobleza indicaba el visto bueno hacia el enlace. Hay demasiadas deudas de sangre y honor entre las Grandes Casas, pensó con melancolía. Tal vez este acto marcaría el inicio de la paz… Con voz de mando, ella dijo:


- Enviad el cuervo maestre Pylos. La Casa Baratheon estará presente.

avatar
Kyra Stark

Mensajes : 32
Fecha de inscripción : 20/09/2016

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.