De cartas, bodas y viajes.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

De cartas, bodas y viajes.

Mensaje por josea14496 el Vie Nov 04, 2016 11:20 am

Año 320 / Quinto mes de primavera / Día 28

‘Como ya sabéis, me dispongo a contraer nupcias con Lady Olenna Tyrell dentro de un par de meses.
Por lo tanto, esta misiva va dedicada para invitar a tan magnífico evento a todos aquellos nobles que así quieran asistir.
Por otro lado, y como medio de celebración, me complace anunciar una gran justa para celebrar susodicho enlace.’


Ese era el contenido de la carta. Breve, concisa. Había llegado a Soto de Oro hacía casi una semana. La noticia de la confirmación de la boda ya estaba en boca de todos en Soto de Oro.

Soto de Oro, lugar ancestral de la casa Rowan, vasalla del Dominio. Una casa fundada por un descendiente de Garth Manoverde, un legendario héroe del Dominio de siglos atrás. Al frente de su casa, Olymer Rowan. La tarea de gobierno le había llegado muy temprano tras la muerte de su padre en Bastión de Tormentas. Sin embargo, ha sabido llevar con sabiduría sus dominios. Él gobierna y su hermano Wyllas se encarga de las tropas y la defensa de la región. La joven y hermosa Lyta, la más pequeña de los tres, desea desde pequeña ver bodas, torneos, banquetes. Quiere casarse y no será Olymer quien lo impida, pero ¿quién será el novio? Llevaba tiempo dándole vueltas, pero es probable que la carta le hubiera despejado las dudas. ‘Tyrell.’ Los Rowan han sido siempre leales a los Tyrell, su padre murió defendiendo una ciudad que recién habían conquistado porque Lord Mace Tyrell, padre del actual Lord Tyrell, había tenido que marchar a Desembarco del Rey.

-Si se lo propongo, es probable que acepte. Willas es un hombre sabio.-Sin embargo, eso ponía otra duda sobre la mesa. Con esa duda llegó a su despacho y ordenó a uno de los guardias que buscasen al maestre. No tardó demasiado en llegar.
-¿Me ha llamado, mi señor?-preguntó con una reverencia.
-Sí. Sí. Llegó hace casi una semana una carta de Desembarco del Rey, una invitación para la boda real. ¿Lo recuerda?
-Por supuesto, mi señor. El rey Jaehaerys va a contraer matrimonio con lady Olenna Tyrell.
-Sí, eso ponía en la carta. También dice que será dentro de dos meses. Eso me da algo de margen.-Tras decir esto se quedó pensando. No sabía cómo continuar. Si bien era cierto que la idea del matrimonio no le gustaba, sabía de sobra lo necesario que éste era.
-¿Margen para qué, mi señor? ¿Acaso tiene un plan?-Preguntó.
¿Un plan? Ojalá tuviera un plan.
-No, nada de eso. Pero es necesario hacer preparativos. Creo que la mejor manera de ir será en un barco desde Antigua. Seguramente mi tío, Lord Hightower marche en barco también. Además, debo reunirme con él. Quiero que escribáis algo.-Nada más decirlo, el maestre sacó de uno de sus incontables bolsillos un trozo de pergamino. Cogió la pluma y esperó.

‘Lord Baelor Hightower,
Tengo pensado acercarme a la ciudad de Antigua en la próxima semana. Espero poder visitarlos. Hace tiempo que no hablamos y hay una cuestión que necesito tratar con usted, a ser posible antes de la boda real. De ahí mi visita próxima a Antigua. Espero que mi tía y mis queridos primos se encuentren todos perfectamente. Mi idea es acercarme a vuestro mercado, mucho más amplio que el nuestro para buscar un regalo adecuado para las nupcias reales. Además, creo que a Lyta le conviene estar en otros ambientes después de tanto tiempo en la tranquilidad de Soto de Oro.
Dicho todo esto, espero que pronto podamos hablar en persona.
Le saluda,
Lord Olymer Rowan, Señor de Soto de Oro.’


-¿Podría leérmela?-El maestre, siguiendo el clásico ritual que implantó Olymer, comenzó a leer lo que le había dictado y él había estado escribiendo. Tras comprobar que todo estaba bien, marchó para enviar el cuervo.
Se levantó de la silla y se dirigió a la ventana. Desde allí podía observar como su hermano supervisaba los entrenamientos. Se sirvió él mismo el vino. Bebía despacio mientras contemplaba sus dominios desde la ventana.
Cuando el cielo estaba convirtiéndose en rojo, el mayordomo acudió a su despacho.
-Mi señor, la cena está lista. Su madre, su hermana y su hermano le esperan.-Y dicho esto se retiró.
Bien, ya es hora de compartir los planes con la familia.
Se dirigió al salón donde comíamos. Solo había una mesa ocupada, el resto de la sala estaba vacía. Solo estaban Bethany, su madre; sus hermanos Wyllas y Lyta; los mayordomos y Olymer que acababa de entrar por la puerta. Los mayordomos hicieron una pequeña reverencia y sus hermanos se levantaron.
-Mirad quién ha decidido salir de su despacho.-Comentó alegre su hermano.
-Me alegra que puedas cenar con nosotros.-Dijo su hermana.
Les sonrió a ambos y se dirigió a su madre. Tras darle un beso en la frente ocupó la silla principal de la mesa. Tras un rato en el que, mientras comían, Wyllas ponía a su hermano al tanto de las últimas novedades entre las tropas. Su hermana fue quien se mantuvo en silencio, hasta que su hermano terminó e hizo la gran pregunta:
-¿Cuándo partiremos para la boda del Rey?
-Nadie ha dicho que tú tengas que ir.-Le contestó. Tras ver su reacción no pudo contenerse y comenzó a reírse.-Es broma, acudiremos todos. Partiremos en breve. He enviado un cuervo a Antigua. Iremos hasta allí y partiremos junto a Lord Hightower en barco hacia Desembarco del Rey. Será mucho más rápido que ir por tierra.-Su hermana respiró aliviada. Le encantaban las bodas y hacía mucho que no se celebraba una.
-Yo creo que no podré ir.-Comentó su madre.-No me gusta viajar en barco. La última vez fue para venir aquí y fue una experiencia demasiado mala por el tiempo como para querer repetirla.-Dijo con una sonrisa.
-Está bien. Me aseguraré que estés bien protegida y atendida por todos.-Le aseguró Olymer.
-Hijo mío, me llevan cuidando y protegiendo desde que vine hace ya décadas. Me protegieron cuando enviudé y tú eras solo un niño. Así que, creo que no habrá ningún problema.
-Bien, bien. Cuando lleguemos a Antigua nos quedaremos un par de días. He de buscar un buen regalo para el rey. Me imagino que le regalarán espadas, caballos, telas. En Antigua hay un gran mercado así que podré mirar y comprar un regalo apropiado. Tal vez, también busque un regalo para Lady Olenna, va a ser una reina Tyrell al fin y al cabo.-Tras comentar el asunto de los regalos. Se dirigió a su hermano.-Quiero que reúnas una escolta para que nos acompañe. Aunque quiero que escojas a los mejores, no quiero que dejar a Soto de Oro y a nuestra madre protegida por un grupo de reclutas.
-Por supuesto que no. ¿Le parece bien 50 hombres?-preguntó.
-Sí, quiero que escojas a los mejores caballeros para representarnos en el torneo.-De solo mencionarlo, Lyta se emocionó.
-Qué emoción. Ojalá un caballero me regale una rosa y me invite a bailar.-comentó alegrada su hermana.
-Eso ya se verá. No todos los caballeros son como Wyllas, debes tenerlo en cuenta, Lyta.-Le respondió.
-Sí, mi señor.-Dijo bajando la cabeza.
-Vamos, vamos. He dicho que no todos los caballeros son como Wyllas, es decir, que son mejores que él.-Y tras eso rió a carcajadas. La cena continuó entre risas hasta avanzada la noche.
avatar
josea14496

Mensajes : 11
Fecha de inscripción : 26/10/2016
Edad : 21
Localización : Soto de Oro

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.